Ingeniería Gerencial

Hagamos Ingeniería Gerencial

En la actualidad las redes sociales están plagadas de recomendaciones gerenciales, ideas de gurús empresariales, algunas sacadas de contexto, otras como frases motivadoras; sumamente convincentes. Sin embargo, para que una corriente filosófica funcione debe implementarse con sus bases bien cimentadas.

Al estar sobresaturados de información, es difícil identificar cuál es de ayuda y la que es meramente de interés; por ello uno de los trabajos más arduos que tienen los managers es el discernir sobre esta.

Tenemos casos en donde los colaboradores no cumplen con su trabajo (perfectamente especificado) y el Gerente o Directivo duda de que acción tomar o como orientarlo, y acuden al área de RRHH buscando que ellos se responsabilice de la acción.

La solución no se encuentran en una filosofía o en ideas contextualizadas en compañías con culturas totalmente diferente a la nuestra, las acciones que debemos tomar en cuenta se deben basar en nuestra cultura y filosofía, identificando el ciclo natural de maduración de la red neurológica de cada empresa.

Es momento que retomemos las bases esenciales de la administración, y se trabaje en la formación del equipo gerencial y directivo, mediante tres esferas:

    • Ser
    • Interrelación
    • Técnicas
Las tres esferas 

En el “Ser” debemos formar gerentes y directivos en el ámbito claro de sus alcances y responsabilidades.

La teoría dice un directivo guía el rumbo ya sea de la compañía o del área, por ello debe tener claro que es lo que quiere lograr, en algunas compañías los directivos cumplen con el “deber ser” y sus resultados son tan planos que no son percibidos ni como beneficio ni perdida; mientras no exista un problema a resolver se dice que están realizando un excelente trabajo.

Cuando le preguntamos a un directivo – ¿Cuánto fue el aporte financiero que generaste a la compañía en el último año?, pocos logran identificar un importe, y caen en la tentación cualitativa de explicar otros grandes logros.

De acuerdo a los libros formativos de administración: un gerente debe convertir la estrategia en planes y acciones que cumplan con la visión de nuestros directivos. 

Tradicionalmente, sabemos que la estrategia es definida por los directivos, y nos dice ¿A dónde vamos a llegar? Y la táctica nos indica ¿Cómo vamos a hacer para llegar ahí?

Para ello los gerentes trabajan con tres variables básicas: estructuras, procesos y gente; y aquí inician otros problemas: y no es la brecha entre la estrategia y la táctica, es algo más simple, algunos gerentes ni siquiera sabían de estas tres variables y lo mejor es que al parecer la compañía se olvida de la 4ª variable: “el capital estructural”.

En este contexto; cuando a un gerente le hacemos la misma pregunta – ¿Cuánto fue el aporte financiero que generaste a la compañía en el último año? La respuesta es similar.

Porque será si se pregunta por una cantidad, se recibe explicaciones y adjetivos con el fin de poder calificar el cumplimiento del “Ser”.

Esto es debido a que respondemos más por costumbre; ya que creemos que hablar de “dinero” no es bien visto y debemos hablar de como se logró esto, con la ayuda de la gente de la compañía.

Esto es una a moda que implica “ser más humano”; propiamente la conocemos como “El desarrollo humano”; y no es la filosofía la que está equivocada, es la manera en que hemos interpretado la misma, debido a esta inadecuada percepción se complica el actuar laboral.

Debemos dejar claro que cualquier empresa, organización, asociación, institución, gobierno; para operar y funcionar requiere de “recursos financieros” “dinero”, los cuales usara para adquirir “recursos materiales” y así mismo contratar “recursos humanos”. 

Ellos serán los encargados de ayudar a crear: ”productos o servicios” que serán utilizados o consumidos por “clientes, socios, usuarios, sociedad, etc.”. Y dentro de este proceso se genera capital estructural que hoy en día muchas compañías no administran.

Si el fin primordial de la empresa gira alrededor del dinero, ¿por qué la esfera del “Ser” tanto en directivos, gerentes, coordinadores, jefaturas y colaboradores en general no se relaciona al dinero?

Hablemos de la esfera de las “interrelaciones” podríamos pensar que esta es la dimensión totalmente humana y no tiene nada que ver con el dinero “recurso financiero”; podríamos decir que esta, nos ayuda, a que la compañía tenga una cultura sana y un clima excelente y por qué no, seamos un referente de una de las mejores empresas en las que una persona pudiese trabajar, todo esto gracias a las excelentes relaciones que mantenemos en la empresa.

Sin embargo, rompamos la ilusión; sin afán de violentar la inocencia organizacional que algunos conservan, vamos a identificar que las relaciones sin importar el nivel tienen un impacto en el ”recurso financiero”, acerquémonos un poco para que nuestra visión se aclare y dejemos de distorsionar y romantizar las interrelaciones.

Desde el ámbito externo las interrelaciones las utilizamos para generar riqueza a través de las ventas, y hoy en día generar una buena relación en redes sociales e internet es primordial para la comercialización y para crear una cultura de  marca empleadora; los candidatos reciben de primera mano recomendaciones o críticas de nuestra compañía, los clientes toman decisiones por los cometarios que leen o reciben sobre la misma, y los proveedores dimensiona la importancia de nuestra compañía por medio de las interrelaciones personales o digitales.

La última esfera “Técnicas” es la que muchos podrían pensar aquí está la manera en que logremos incrementar la generación de “recursos financieros”, y es acertado esto, sin embargo, no basta tener las mejores herramientas, técnicas y modelos o procesos para trabajar, antes debemos generar la cultura y la filosofía que la mantenga.

Algunos clientes nos han expresado, queremos ser como “_”; o nos interesa implementar una filosofía como “_”, hasta algunos van más allá; queremos tener los colores, o contratamos colabores de estas empresas “__”.

No es inadecuado admirar el camino de alguna otra empresa, o las maneras, los métodos y las herramientas, lo que complica la existencia organizacional es la discrepancia de identidad que llegamos a tener.

Índice gerencial de talento (IGT)

Con más de 20 años en el mercado de consultoría, asesoría y capacitación he visto como las empresas admiran a diferentes compañías y gurús empresariales desde Lee Iacocca, Warren Buffet, Peter Senge, Jack Welch, Steve Jobs, Michael Dell, Bill Gates, Richard Branson , Jeff Bezos, Jack Ma, Andrew Grove, por mencionar algunos y se interesan en copiar filosofías de empresas como Google, Disney, Intel, Apple, etc…

¿Y por qué en estos años ninguna compañía que ha copiado sus modelos o culturas ha tenido el repunte y crecimiento de esas empresas?

En gran medida se debe a que se carece de un sistema global e integral; en donde se involucre todos los factores y administremos correctamente las variables.

Será necesario analizar a la empresa como un modelo de ingeniería de control, entonces; deberíamos:

    1. Obtener el modelo matemático que define el comportamiento de la empresa
    2. Identificar las variables de control (dinero en forma de ingreso)
    3. Identificar las variables que afectan al modelo (dinero en forma de egresos)

Ahora analicemos los procesos que definen el modelo matemático de nuestro negocio, e identifiquemos tres tipos:

    1. Principal
    2. Observador (encargado de ver cuando una variable sale de control)
    3. Controlador (encargado de corregir el rumbo de la variable) 

Estos; serán analizados como cajas negras que tienen una entrada, un proceso y la salida; estas cajas negras por el momento; no son de interés que tienen dentro (proceso), pero; si las veremos como un amplificador de señal, es decir:

A su entrada le proporcionamos un recurso y deseamos que el resultado de salida se maximice. En esencia es lo que buscamos de cualquier negocio.

Ahora hablando de la caja negra; dentro de ella intervienen tres recursos “financiero, material y humano” y lo convierten en productos o servicios y capital estructural (este último es de consumo interno y en beneficio de la empresa). 

Debemos analizar el modelo matemático de esta caja negra e identificaremos que nuevamente la variable de control será dinero.

No importa a que nivel analicemos a la compañía, la variable de control es “recurso financiero”, por ello el enfoque de desarrollo gerencial y directivo debería, tener como medición de su efectividad el aporte financiero generado.

Hemos desarrollado un modelo que nos permite medir la efectividad del management  y se traduce en el “índice gerencial de talento – IGT” que mediante 5 esferas de influencia (dimensiones) nos permite tener el mapa de la efectividad del manager, estas dimensiones son:

    1. Aporte financiero generado
    2. ROA generado
    3. ROI del manager
    4. Desarrollo de talentos
    5. Potencial de Management

Estamos a tus órdenes para ayudarte a desarrollar a tus managers y mejorar su índice gerencial de talento “IGT”.